Frenillos

frenillos

Frenos, Frenillos, Brackets o Braces, no importa que palabra utilicemos para definir, todos sabemos que estamos hablando de los aparatos metálicos que se utilizan para mejorar la sonrisa de alguna persona.

Hoy en día es muy normal ver a gente utilizando frenillos, se ha dejado atrás la idea de que solo los mateosñoños o tontos eran los que usaban estos aparatos, o que por tener frenillos te convertías en una persona fea. Aunque aún hay estúpidos personas que piensan así lamentablemente.

¿en qué consiste la ortodoncia? 

”Es la ciencia que se encarga de todo estudio, prevención, diagnóstico y tratamiento de las anomalías de forma, posición, relación y función de las estructuras dentomaxilofaciales (dientes)” gracias wikipedia

El proceso es simple, consiste en pegar elementos a lo dientes (brackets) siendo unidos por un mismo alambre (arco) los cuales van corrigiendo la posición de estos. También se utilizan otros elementos como bandas elásticas para mejorar el procedimiento.

Puede que todo eso suene bastante horripilante y doloroso, pero vale la pena. Lo sé porque utilicé frenillos y por eso es un tema importante para mi.

 

yo y mis dientes de leche a los 6 años.

Cuando mis lindos dientes de leche blancos y en perfecto orden comenzaron a caer, llegaron ellos. Sí, lo definitivos, que por razones que jamás supe deducir fueron muy grandes para mi pequeña boca, obligandolos a  pelear por su honor a tener un espacio.

Lo que se reduce a:  poco espacio=dientes chuecos. 

En fin, yo lo único que deseaba con locura era tener frenillos, pero como no todo en la vida es fácil, este tratamiento era muy costoso en esos tiempos, cuando yo había cambiado todos mis dientes ( 12 años, creo). Me acostumbré a taparme la boca como dije antes, de hecho no me molestaban por mis dientes chuecos, sino por el hecho de taparlos (¡a la mierda la lógica!).

Así es como en mi plena adolescencia me vi obligada a tapar mi boca al reír, porque simplemente tenía vergüenza de que vieran mis dientes y de las burlas que podía tener, porque si que somos malos a esa edad, somos expertos en destacar los defectos de los otros -_-”

Seguí con mi técnica de taparme la boca hasta los 16 años más o menos, cuando de la nada se empezó a hacer realidad mi deseo (redoble de tambores) mi tía encontró un lugar en Santiago (Chile), dónde se le facilitaba a los clientes pagar en cuotas bien económicas cada vez que uno se atendía. Mi sueño se estaba haciendo realidad.

IMG_20121223_141854

mis frenillos en su máxima expresión

La Primera vez que fui (que fue en febrero de 2011), tenía una mezcla de sensaciones y sentimientos, sentía muchos nervios y me atrevo a decir que algo de miedo, pero a la vez estaba ansiosa y feliz. La Doctora que le tocó atenderme, era muy simpática, logré diferenciarle un acento (más tarde me enteré que es Argentina) estaba revisando mi dentadura y preguntándome cosas, lo cual era difícil contestar si tenia sus dedos dentro de mi boca entonces ella llamó a otro doctor (que al parecer tenía más experiencia en el asunto) cuando el vino hacia mi, de la nada aparecieron muchos doctores más, todos sobre mi mirando mi boca y murmurando. El doctor con más experiencia se acercó a mi, me saludó amablemente con un apretón de manos y me dijo: ”Feliz Navidad”, jamás entendí el porqué, pero a todos les decía aquella frase; empezó a revisar mi boca mientras todos miraban y esperaban con ansias que diría aquel hombre, que por cierto tenía acento portugués. Fue entonces, cuando dejó aun lado los aparatos y de examinar mi boca, que me dijo : ”Tranquila, tienes una cara muy bonita y a tus dientes los dejaremos igual de bonitos”. Esas  sencillas palabras, me emocionaron tanto que casi me puse a llorar ahí mismo. El doctor se paró del asiento en el que estaba, le dio algunas indicaciones a  mi dentista y se despidió nuevamente diciendo feliz Navidad. Un mes después inicié con el tratamiento.

Es entonces cuando empecé a dejar la vergüenza atrás,  claro en un principio ¡si que dolió! sobretodo que ya que tenía tan poco espacio, me tuvieron que sacar ¡4 premolares! Y bueno lo primeros meses  prácticamente solo comía pan de molde y compota -_- pero no me importaba, algo cambiaba en mi  y no solo físicamente sino que dentro, pasé de ser una chica callada y tímida a ser totalmente extrovertida y lanzar sonrisas por todos lados. Sonará exagerado, pero créanme que realmente así pasó.

El tener frenillos cambiaron mi vida por completo, ya no tenía miedo de expresarme y mi autoestima llegó hasta las nubes (bueno, nunca tanto). De hecho, antes no me sacaba fotos, es por eso que no les pude dejar alguna foto mía antes de los frenillos ¡no tengo ninguna! o al menos una digna de motrarles.

No fue hasta sólo un mes más o menos que me los sacaron, mis queridos alambres con los cuales pasé tantos momentos, los que me devolvieron la alegría ¡ah! y obviamente mi Dentista, la Dra. Mena ❤ con la que estoy eternamente agradecida.

2 años y 4 meses es lo que estuve con frenillos, una etapa realmente hermosa en mi vida.

Espero que mi experiencia les ayude a reflexionar sobre aquellos alambres, ya sea por ustedes  si los usan, o respecto a otras personas que los tengan.

Mi primera foto sin frenillos.

Mi primera foto sin frenillos.

Anuncios

4 pensamientos en “Frenillos

  1. Anny

    Muy interesante tu post! waaa yo también tengo brakets para ser mas exacta cumplí 7 meses, antes de ellos tenia dos andanas que duraron 2 años y en 3 meses bajaron, la ortodoncia dejo a mis padres y a mi sorprendidos tanto dolor vale la pena! como tu era tímida y casi no sonreía pensaba que en mis fotos quedaba fea por mi sonrisa pero ya lo supere gracias a los brakets. Veo que eres nueva en el mundillo de wordExpress al igual que yo, te deseo excito en esta nueva etapa! 😀

    Me gusta

    Responder
    1. Javiera Autor de la entrada

      Es increíble como un simple mecanismo de alambres que van tirando, puede mejorar la calidad de vida de las personas por completo, y sip, tanto dolor si que vale la pena.
      Muchas gracias por tu comentario, ¡igualmente te deseo lo mejor! 😀

      Me gusta

      Responder
    1. Javiera Autor de la entrada

      Hola Bruno, ha pasado tiempo desde que escribí esta entrada pero, mis palabras siguen siendo las mismas. Los frenillos son algo maravilloso y que con tiempo y empeño a mantenerlos se logran grandes resultados, yo ya llevo más de dos años sin ellos y aún los extraño! pero vaya que bien me hicieron! Te deseo todo el éxito en tu tratamiento y que lo continúes con todas las ganas.
      Saludos!!

      Me gusta

      Responder

¡No olvides comentar! (◕‿◕✿)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s